Amigos de la Tierra América Latina América Latina y el Caribe (ATALC) llama al estado de Guatemala a garantizar el retorno pronto y seguro de los miembros de la comunidad Laguna Larga (Departamento del Petén, Guatemala) a sus casas y a tomar su responsabilidad en el desplazamiento forzado que sufrieron el 2 de junio 2017.
La llegada de 1500 soldados y policías del estado Guatemalteco a la comunidad de Laguna Larga obligó a alrededor de 450 miembros de la comunidad, entre niños, mujeres, adultos y ancianos, a huir de sus casas rumbo hacia la frontera con México. Tuvieron que instalarse en campamentos en condiciones indignas cerca del ejido El Desengaño en el municipio de Candelaria, estado de Campeche, México.

Expresamos nuestra preocupación por la integridad física y psicológica de las personas desplazadas, quienes además de haber sido víctimas de la violencia del estado guatemalteco, se encuentran ahora en situación de emergencia humanitaria, sin techo digno en plena temporada de lluvia, sin acceso al agua ni a la luz ni a cualquier otro servicio, incluso de salud. Así mismo cuentan con las pocas pertenencias que pudieron llevar consigo después de que se les quemaran y destruyeran sus casas y áreas comunes.

Pedimos al estado guatemalteco atienda inmediatamente las exigencias de la comunidad de retorno y de protección y condenamos la falta de actuación que ha mostrado hasta ahora. Condenamos también la actuación de las autoridades mexicanas, las cuales enviaron a fuerzas de seguridad y a agentes de migración para recibirlos; sin asumir su responsabilidad por el grado de violencia que tal actitud conlleva.

Como federación comprometida con la defensa de los derechos de las comunidades sobre sus territorios, rechazamos el argumento bajo el cual fueron desalojados los habitantes de Laguna Larga. La orden de desalojo se da tras años de amenazas y hostigamiento por parte de instancias gubernamentales, entre las cuales la Consejo de Areas Protegidas (CONAP) justificada por la necesidad de asegurar la conservación de la Reserva de Biosfera Maya en la cual se encuentra la comunidad.

La zona del Petén desde los años 1960 ha cobrado importancia en Guatemala, pues existen reservas de petróleo, además de que históricamente se conformó como la zona de expansión de hule, de explotación ganadera y ahora de expansión de monocultivos de palma aceitera. Esas actividades están en contraposición a la “declaración” de Áreas naturales protegidas, lo que no impide que la CONAP argumente que se está “promoviendo” la conservación de la biosfera para justificar los violentos desalojos.

Bajo el discurso de la necesidad de luchar contra el cambio climático, culpabiliza a las comunidades del Petén de las afectaciones en esos territorios, sin tomar en cuenta el papel del avance del agronegocio y de los procesos de extracción de petróleo en la agravación de la actual crisis ambiental. Vemos como las áreas protegidas finalmente se constituyen sobre los territorios como estrategias de control e inmovilización mediante las cuales el Estado no permite la pervivencia de las comunidades ahí asentadas.

El desalojo de la comunidad de Laguna Larga se da la misma semana que compañeras del Consejo de Pueblos Kichés (CPK), entre ellas su vocera Aura Lolita Chávez Ixcaquic, fueron perseguidas bajo amenaza de muerte por denunciar la tala y el saqueo de madera a manos de talamontes ante el El Instituto Nacional de Bosques (INAB). Sabemos que no es la primera vez que las compañeras reciben amenazas de este tipo ante las denuncias de saqueo en su territorio.
Estamos atentos al proceso de las y los compañeros de Laguna Larga y ante la amenaza latente de que este 14 de junio se pretende desalojar a 3 comunidades más en la zona del Petén. Estamos al pendiente de la situación de las compañeras del consejo de pueblos del quiché.

Llamamos al gobierno Guatemalteco:

garantizar el retorno pronto y seguro de los miembros de la comunidad Laguna Larga;

el retiro de los soldados y policías de la comunidad Laguna Larga;

el cese a los desalojos de comunidades del Peten y la desmilitarizaron de Sierra del Lacandón, Laguna Larga y Laguna del Tigre así como de toda la zona fronteriza;

el cese al hostigamiento a las compañeras del consejo de pueblos del quiché y que se garantice su seguridad, física, emocional y psicológica.

Imagen: Consejo del Pueblo Maya -CPO