Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe – ATALC

Junio 21 de 2017.

En días anteriores hemos conocido de parte de las organizaciones sociales hondureñas, y como se consigna en la comunicación del 19 de junio presentada por el Movimiento Madre Tierra –AT Honduras- la criminalización de por lo menos 4 integrantes de la Organización Fraternal Negra de Honduras -OFRANEH. Como organización regional que trabaja por la construcción de la justicia ambiental, nos asalta una profunda preocupación por esta situación, y mucho más cuando conocemos la situación de derechos humanos y las vulneraciones a los derechos colectivos de los pueblos que se han venido registrando sistemáticamente en el país mesoamericano.

Nos alertan las denuncias en las que se hace referencia al impulso de procesos de despojo de tierras de los pueblos garífunas en Guadalupe, para favorecer a capitales extranjeros; procesos desde los cuales se fragua la acusación a las/os integrantes de OFRANEH como usurpadoras/es de un terreno que, como es conocido, hace parte de los territorios que se encuentran en el título comunitario otorgado a la comunidad de Guadalupe.

Desde Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe hacemos un respetuoso y enfático llamado al gobierno de Honduras para atender esta situación y garantizar el derecho a la tierra de acuerdo a los preceptos constitucionales hondureños, y al respeto por los derechos colectivos de las comunidades garífunas, expresados entre otros mecanismos en el otorgamiento de títulos comunitarios, y otros aspectos contenidos en el Convenio 169 de la OIT.

De otra parte, consideramos que el derecho a la tierra se constituye como condición necesaria para la vida digna de los pueblos y para la garantía de los derechos asociados, como el derecho al agua y a un ambiente sano.

También hemos conocido, en las últimas horas, las denuncias del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras -COPINH- por el estado de indefensión en el que se encuentra el pueblo Lenca de Río Blanco ante la presencia de hombres armados y las amenazas constantes que se siguen presentando a las y los defensores territoriales, hechos que repudiamos y nuevamente denunciamos.

Además de expresar nuestra solidaridad con OFRANEH y con todas las organizaciones hondureñas que han sido víctimas de estas injusticias, y que pagan en ocasiones con sus vidas la defensa de sus territorios, pedimos a la comunidad internacional, a las organizaciones y movimientos solidarizarse y difundir la nefasta situación de criminalización y vulneración del derecho a la tierra que tiene lugar en Honduras.

Fotografía: OFRANEH

Ver comunicado Movimiento Madre Tierra -AT Honduras