Declaración de Amigos de la Tierra de América Latina y Caribe – ATALC
Agosto 15 de 2017

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe condena tajantemente las amenazas de una “opción militar” a aplicarse contra el hermano pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, por parte de los Estados Unidos de Norteamérica, explicitadas recientemente por su Presidente Donald Trump, en una escalada de la tendencia de asedio político, económico y mediático encabezada por dicha administración con el apoyo de algunos gobiernos del Continente.

Sin vacilaciones nos solidarizamos con los movimientos y organizaciones sociales venezolanas en cuanto a la defensa de la autodeterminación y soberanía de su pueblo, que significan hoy defender la libertad del suelo Latinoamericano y Caribeño de la amenaza imperial, y cerrar el paso a la injerencia estadounidense para que sea el pueblo venezolano desde su clase trabajadora, movimientos campesinos, comunidades afrodescendientes, Pueblos Indígenas y sus sujetos populares quienes definan la construcción de su futuro.

Como organizaciones que luchamos por justicia ambiental, social, económica y de género, comprometidas con la soberanía de los pueblos, consideramos que la amenaza de Washington a Caracas representa, sin esfuerzo de análisis mayores, una amenaza contra todas nuestras luchas, así como un intento por silenciar y aplastar los caminos de liberación emprendidos gracias a la lucha de los movimientos sociales populares.

América Latina y el Caribe como zona de paz no es un mero rótulo, representa el anhelo de nuestras sociedades y un mandato de nuestra historia común. De ahí que resulta inconcebible aceptar, sin el más firme y explícito rechazo, las declaraciones belicistas del mandatario imperialista norteamericano.

Resulta asimismo inaceptable que un gobierno golpista como el de Brasil, así como otros gobiernos de la Región, cuya legitimidad está fuertemente cuestionada por sus pueblos por la represión constante de la lucha social, la persecución de quienes resisten la destrucción de los territorios, la imposición de políticas que favorecen a las élites y atentan contra los derechos conquistados y la negación de los derechos de los Pueblos Indígenas, se crean con las credenciales para en nombre de la democracia aislar políticamente a un país, favoreciendo de esa forma la atmósfera intervencionista contra una nación hermana.

Una vez más decimos “No pasarán”!
Solidaridad con el pueblo venezolano!

Imagen: http://entornointeligente.com/

Suscríbase a nuestro Boletín

Suscríbase a nuestro boletín y reciba los últimos artículos publicados en nuestro sitio web.

Correctamente suscrito.