Desde el Movimiento Madre Tierra/ Amigos de la Tierra Honduras, y Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC-, condenamos categóricamente el asesinato del joven ambientalista, Luis Fernando Ayala de 16 años de edad, miembro del Movimiento Ambientalista Santabarbarense (MAS). Este violento asesinato se dio en la aldea Concepción del Sur, en el municipio de Gualala, departamento de Santa Bárbara. Varias comunidades de este municipio han estado en pie de lucha por más tres años, contra la concesión minera para la extracción de yeso otorgada por un período indefinido y que amenaza con desaparecer la comunidad de Arenales en ese municipio. El joven era un activista ambiental en que luchaba en contra de la instalación de empresas mineras e hidroeléctricas.

El informe lanzado por Amnistía Internacional sobre la situación de derechos humanos en el mundo y en lo que se refiere a Honduras, destaca que la violencia sigue galopante en el país y continúa siendo un territorio hostil y peligroso para los defensores de la tierra y de los derechos humanos, tal es el reflejo de este lamentable hecho que hoy enfrenta el Movimiento Ambientalista Santa Barbarense.

Expresamos nuestra solidaridad con sus comunidades y con todos los procesos que se impulsan por parte de activistas sociales aglutinados en el MAS. Instamos a la comunidad internacional a estar vigilantes ante esta situación y nos unimos a la demanda de una investigación que dé con los hechos y evitar la impunidad.

¡Exigimos justicia, no más impunidad!

Imagen: www.desinformemonos.org