Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC

Nuevamente la violencia institucionalizada por el gobierno golpista neoliberal de Michel Temer se ha tomado los territorios brasileros, esta vez ensañada contra Marielle Franco, concejala del partido PSOL, militante del movimiento negro y de derechos humanos, madre, feminista y luchadora contra la militarización, quien fue asesinada atrozmente en Río de Janeiro, junto al motorista que le transportaba y quien también murió ejerciendo su trabajo.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe, organización que trabaja por la justicia ambiental, social, económica y de género, rechaza y repudia este demencial crimen que tiene connotaciones devastadoras para la democracia latinoamericana y para los movimientos negros, y que al mismo tiempo es una radiografía de la violencia machista y patriarcal que encarna la derecha brasilera y su modelo neoliberal.

A partir del golpe de Estado en Brasil, las/os compañeras/os de los movimientos sociales brasileros viven la escalada del machismo, autoritarismo y elevación de los ataques y la persecución a todas/os aquellas/os que defienden los derechos colectivos de los pueblos y sus territorios. Por eso es necesaria la construcción de un frente de solidaridad internacional en la búsqueda de la soberanía de los pueblos, con la participación de las mujeres luchadoras por los derechos.

Sabemos que Marielle nunca calló frente a las injusticias que se presentan en Río de Janeiro y en el Brasil en general, frente a la violencia contra las mujeres y las comunidades exacerbada y legitimada con la intervención militar en el estado de Río de Janeiro; esa misma violencia y militarización que viven nuestros pueblos de América Latina y que resulta de la disputa de sentidos que realizan en su ejercicio democrático por la defensa del territorio, de los derechos de las mujeres, de la dignificación de la vida.

Solicitamos y alertamos la necesidad de que el asesinato de Marielle sea investigado por una comisión independiente con presencia de observadores/as y organizaciones internacionales, para que se entreguen las garantías de un proceso que pueda dar con los responsables materiales e intelectuales de este atroz crimen, pues no creemos que el aparato judicial controlado por el gobierno golpista sea garantía de verdad, justicia ni reparación.

Aunque pretendan intimidar a los pueblos y sus legítimos representantes con esta nuevo acto demencial, los movimientos negros, las organizaciones feministas, el ambientalismo, los movimientos urbanos, de campesinas/os y el conjunto del movimiento social de Brasil y América Latina seguirá en pie de lucha contra todas las formas de criminalización y opresión. Llamamos nuevamente a nuestros pueblos para acompañar a las/os compañeras/os brasileras/os en estos momentos oscuros, pero siempre de lucha por la dignidad.

Imagen: www.telesurtv.net