Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe condena y repudia el asesinato de Hugo Albeiro George Pérez, defensor de derechos humanos y ambientales del Movimiento en Defensa del Territorio y Afectados por Represas Ríos Vivos, en ataque perpetrado en el corregimiento de Puerto Valdivia, en el Departamento de Antioquia – Colombia-, donde también murió el mototaxista Domar Egidio Zapata George de 23 años y quien era sobrino del compañero asesinado.

No es la primera vez que repudiamos estos nefastos hechos que tienen lugar en el país sudamericano, y que sin la acción de la justicia siguen pasando a la impunidad en momentos en que el movimiento social colombiano sufre una de las peores arremetidas en su contra como producto de la corporativización del territorio y la guerra declarada a las/os defensores/as de la vida.

Como organización latinoamericana y del Caribe que propende por la justicia social, ambiental, económica y de género, condenamos los asesinatos de Hugo Albeiro y Domar Egidio y nos solidarizamos con Ríos Vivos, y con las organizaciones y procesos colombianos que día a día entregan la vida de hombres y mujeres dignos, que enfrentan la imposición de represas, proyectos mineros, agroindustriales, petroleros, etcétera, sin garantías de parte del Estado y los gobiernos que se han convertido en garantes de la participación trasnacional y privada y de sus arquitecturas de la impunidad.

En los momentos que vive el país andino, en los que la construcción de la posibilidad de paz se ve cada vez más opacada por la guerra, la criminalización y la violencia contra las y los luchadores sociales, la solidaridad debe hacerse efectiva, debemos exigir contundentemente al Estado y al gobierno colombiano la protección e integridad de los pueblos y sus representantes. Cada vida que se pierde por la acción criminal de enemigos de la autodeterminación popular frente al manejo de los territorios, es una afrenta para América Latina y el Caribe, es una demostración de la barbarie a la que nos quiere condenar el modelo neoliberal y sus agentes de destrucción.

Solicitamos al gobierno colombiano y sus instituciones hechos efectivos frente los asesinatos de Hugo Albeiro y Domar Egidio, y esperamos que se haga justicia ante estos atroces crímenes. Quedan hoy nuevos huérfanos y más familias colombianas que deberán pagar por la violencia sin sentido aplicada a quienes defienden la vida y la posibilidad de dignidad de los pueblos y sus bienes comunes.

A la comunidad internacional pedimos condenar de todas las maneras posibles estos asesinatos y los de cientos de personas en Colombia, haciendo sentir a los responsables que no descansaremos hasta evitar que sigan actuando y viviendo en la impunidad.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe – mayo 3 de 2018.

Foto: alianzademediosalternativos.blogspot.com