de cómo Shell dinamitó la democracia brasileña en pro de la apertura de las reservas de presal para las petroleras extranjeras.

Amigos de la Tierra y Repórter Brasil lanzan un material de investigación sobre el accionar de Shell y otras petroleras y gobiernos extranjeros para cambiar las reglas sobre la explotación del presal brasileño. El trabajo es parte de una campaña de litigio climático internacional que llevará a Shell a los tribunales en Holanda.

Del fondo del mar de la costa brasileña viene el material oscuro que deja a muchos de ojos bien abiertos, bocas sedientas y bolsillos llenos. Desde 2006, época del anuncio de su descubrimiento, el presal necesitó protección: cuando se trata de petróleo, el interés del capital trasnacional es violento. ¿Y qué guerra o golpe de estado no tiene por detrás la disputa por los recursos y riquezas naturales? Nuestro mundo depende todavía de esta sucia fuente de energía y nos convertimos, aquí en Brasil, en otra estadística: otro golpe bien sucedido. Sacar a Dilma Rousseff de la presidencia en 2016 fue el acto máximo de aquellos que querían la apertura de la explotación del presal al capital internacional: Michel Temer hizo todo lo que de él se esperaba, modificando leyes y construyendo acuerdos que favorecen a empresas transnacionales y no al país. José Serra, del PSDB, realizó su sueño: ya en la campaña presidencial de 2010 (cuando fue derrotado en las urnas por Dilma) él garantizaba la entrega del petróleo nacional a los extranjeros, y Temer lo hizo ministro de Relaciones Exteriores en su gobierno ilegítimo. La receta no falló, y no fue en lo más mínimo por casualidad: Shell es una de las empresas más beneficiadas con los cambios en las reglas sobre el presal. Por si fuera poco, sus ex-ejecutivos están hoy sentados en el consejo de administración de Petrobras, estatal que descubrió y mapeó las reservas del presal con décadas de inversiones públicas. Ahora, se viene una nueva “subasta”, que puede significar todavía más lucro para las gigantes mundiales del petróleo – las mayores responsables históricas del cambio climático -, que además tendrán el beneficio de trillón de reales en renuncias fiscales por los próximos 25 años, computando más pérdidas para Brasil.

Sabemos que, infelizmente, esas noticias no son exactamente nuevas y aún menos raras. Por todos lados vemos más y más informaciones sobre cómo se dio el proceso de entrega del petróleo nacional (y menos sobre la resistencia popular por su soberanía). No hay manera de esconderlo. Tampoco es nueva la receta utilizada por las transnacionales para desestabilizar las democracias que se colocan en el camino de sus lucros – ejemplos no nos faltan en América Latina, África o en Asia. En Nigeria, Shell es acusada de diversos crímenes, como el desvío de recursos públicos y sobornos para beneficiarse en la compra de reservas de petróleo.

Junto a Repórter Brasil y Amigos de la Tierra Holanda (Milieudefensie), nosotros de Amigos de la Tierra Brasil reunimos esos datos, conectando causas y consecuencias, en una narrativa que expone cómo la entrega del pre-sal es una cuenta más del golpe que les llega a los brasileños. Con informaciones obtenidas a través de la Ley de Acceso a la Información, entrevistas y mucha investigación y compilación de datos e informaciones, buscamos identificar cómo, en medio a reuniones bilaterales sin ninguna transcripción, cartas del presidente de Shell a Michel Temer encontradas con el “hombre de la maleta” (el diputado Rocha Loures, reconocido como mano derecha de Temer, y envuelto en un caso de corrupción con la empresa JBS), de sobornos y un proceso de lobby absolutamente exento de control, el gobierno golpista actuó en nombre de Shell y de otras petroleras, entregando en bandeja la riqueza natural brasileña al capital internacional.

Acceda aquí al link para la nota completa: http://reporterbrasil.org.br/2018/05/o-avanco-do-lobby-internacional-no-pre-sal-brasileiro/

El material se divide en ocho secciones, que abordan desde los cambios pro-mercado que Temer efectuó en exploración del pre-sal hasta la ilegalidad de la práctica de lobby en Brasil. A lo largo de los próximos días, las publicaremos una a una aquí en nuestro sitio, para que usted entienda todo lo que pasó en los acercamientos entre el gobierno golpista-entreguista y las petroleras extranjeras. Este esfuerzo es parte de una campaña internacional contra Shell, que llevó a la petrolera anglo holandesa a tribunales por promover el cambio climático.

Y pensar que no hace tanto tiempo atrás hablábamos de invertir el dinero del pre-sal en educación y salud… Hoy, en este mundo al revés, la realidad es otra: ahora se habla de quitarle dinero a la educación para construir gasoductos.

#StopShell #ForaMiShell #ShellGopista