Lamentando profundamente y teniendo en cuenta el escalamiento progresivo de la violencia, criminalización y estigmatización hacia la movilización pacífica del movimiento social colombiano, y los nefastos hechos que se vienen presentando desde hace algunas semanas que ya cobran la vida de 10 personas, les invitamos a solidarizarnos. Les agradecemos que puedan hacer llegar a las embajadas de Colombia en sus países la comunicación que encontrarán abajo. Creemos de absoluta necesidad realizar este tipo de acción solidaria y presión internacional para contribuir a evitar un desenlace nefasto en el marco de esta nueva coyuntura.

La Minga Nacional por la Vida, que iniciara su movilización en el Departamento del Cauca ya se ha extendido por lo menos a otros 6 de los 32 departamentos colombianos, y existe una definición conjunta y pública de llegar hasta un paro nacional agrario, en articulación de diversos sectores, el próximo 25 de abril.

MODELO DE CARTA

Señor/a
XXXXXX
Embajador/a de Colombia en XXXX

Como organización de la sociedad civil y por la defensa de los derechos de los pueblos, hacemos un llamado respetuoso al gobierno colombiano para que cese la estigmatización y criminalización de los movimientos y organizaciones sociales que se encuentran en ejercicio de la movilización pacífica en el contexto de la Minga Nacional por la Vida.

Tenemos conocimiento de diferentes hechos de violencia que se han presentado en los últimos días, entre ellos aquél en el que resultó muerto por arma de fuego Deiner Ceferino Yunda Camayo, comunero indígena del Resguardo de Jebalá, dejando también como saldo otro herido. Ayer fue denunciada la agresión violenta que sufrieron las sedes del Consejo Regional Indígena del Cauca -CRIC-, y el Comité de Integración del Macizo Colombiano -CIMA- en la ciudad de Popayán, sin que haya existido una acción efectiva de la institucionalidad colombiana para prevenir y evitar este tipo de agresiones que comprometen la integralidad de la población civil y de las organizaciones que históricamente han contribuido a la dignificación del campesinado y el mundo indígena colombianos.

Sabemos las dificultades por las que atraviesa el país actualmente, tanto en el marco de la búsqueda de la terminación del conflicto armado, como en lo relacionado con el rechazo de amplios sectores sociales y políticos a la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno colombiano, frente al que se han presentado críticas por la no inclusión de campesinas/os, indígenas y afrodescendientes, y de los sectores más vulnerables de la sociedad, privilegiando un modelo corporativo de carácter principalmente transnacional. Más, consideramos que el camino de resolución de estas dificultades es el diálogo con los sectores que además reclaman el cumplimiento de acuerdos históricos que durante décadas se han mantenido sin avances.

Agradecemos la atención que puedan prestar a esta comunicación, y ante todo las garantías que desde el gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque, puedan entregarse para el desarrollo del legítimo derecho a la movilización pacífica, evitando la estigmatización de los movimientos sociales y el riesgo para la vida de sus representantes en particular y los pueblos en general, criminalización que no contribuye a la construcción de paz y reconciliación.

Respetuosamente,

XXXXXX