Entre la multi-crisis que existe en Honduras, una de ellas es la crisis ética, mediante la cual existe una campaña sistemática para dividir aquellos sectores del país que están profundamente interesados en la defensa de los derechos humanos, bienes naturales y fundamentalmente la soberanía y la dignidad histórica de nuestro pueblo.

Podemos decir, que después del golpe Militar (año 2009) la conciencia del pueblo se ha elevado al manifestar su repudio a las políticas punitivas y persecutorias en contra de quienes reclaman justicia contra la corrupción y la desigualdad social. La realidad del ser social del hondureño, ha influido profundamente en la articulación de los sectores salud y educación y progresivamente en otros grupos sociales que provienen de los grupos más pobres y oprimidos de América latina.

A pesar de la represión policial y militar de la tortura y la muerte, el pueblo sigue manifestándose apoyando a los verdaderos dirigentes.

Frente a esta situación se ha desarrollado una campaña abierta, vergonzosamente subterránea y anónima a través de los medios y las redes sociales, el espíritu de esta campaña es desacreditar los dirigentes y producir la división en los movimientos.

DOC_ATALC_Honduras_SujetoFragmentado

Imagen: TESESUR