Con una profunda indignación nos enteramos que la coordinadora de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), Miriam Miranda fue víctima el 11 de enero de una nueva violación de sus derechos por parte de las autoridades hondureñas. Fue detenida de forma irregular por cuatro agentes de la policía nacional junto con tres compañeros de OFRANEH, Luis Gutiérrez, Oscar Gaboa y Luis Miranda. El vehículo en el que circulaban fue retenido 30 minutos en un retén de La Ceiba, en la costa norte de Honduras, zona donde trabaja la organización en la defensa del territorio y de los derechos del pueblo garífuna. Los policías los amenazaron con golpearlos y llevarlos a la cárcel sin motivo alguno. Gracias a la capacidad de reacción de Miriam Miranda, los cuatro integrantes de OFRANEH fueron liberados media hora después de su detención.

Desde Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC), estamos enormemente preocupados por el nivel de persecución, represión y violencia hacia las organizaciones y movimientos sociales que actualmente existen en Honduras. Es hora que cesen las agresiones diarias sufridas en contra de organizaciones hermanas como la OFRANEH, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), el Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), Movimiento Independiente Lenca de la Paz en Honduras (MILPHA) y la plataforma Regional del Valle del Aguán, ante las violaciones ocurridas en los últimos meses.

La ofensiva del estado hondureño contra OFRANEH lleva años, motivada por el racismo y la protección de los intereses del poder corporativo. Como ATALC repudiamos el proyecto de entrega del territorio garífuna a empresarios mediante la venta ilegal de tierras, la implementación de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), el desplazamiento forzado, la represión, persecución y asesinatos en contra de líderes y lideresas que defienden los bienes comunes naturales.

Le recordamos al Estado de Honduras que Miriam Miranda tiene otorgadas medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), las mismas que fueron otorgadas a nuestra compañera Berta Cáceres (asesinada el 2 de marzo de 2016 por su lucha en contra de la empresa DESA). Estas medidas fueron implementadas por haber sido víctima de reiteradas amenazas de muerte y agresiones en razón de su labor en defensa de los derechos de las comunidades garífunas e indígenas en Honduras.

Denunciamos que el gobierno hondureño no está tomando las medidas necesarias para garantizar la integridad física y la vida de las defensoras/es ambientales en ese país. Estamos en alerta ante cualquier situación que ponga en riesgo la integridad de Miriam Miranda y las/os compañeros del OFRANEH.

Exigimos un cese inmediato al proceso de hostigamiento, amenaza y violencia ejercida hacia los compañeros y compañeras de la OFRANEH y demás organizaciones hermanas en Honduras.

Amigos de La Tierra América Latina y el Caribe/ATALC

Foto: https://www.flickr.com/photos/130152437@N08/